Salmo 32:1 NVI

“Dichoso aquél cuyo pecado es perdonado, y cuya maldad queda absuelta”