—Salmo 72:1,17

Oh Dios, otorga tu justicia al rey, tu rectitud al príncipe heredero. […]

Que su nombre perdure para siempre; que su fama permanezca como el sol.

Que en su nombre las naciones se bendigan unas a otras; que todas ellas lo proclamen dichoso.