–Salmo 119:103

¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! ¡Son más dulces que la miel a mi boca!