— Lamentaciones 3:31-33

El Señor nos ha rechazado,

pero no será para siempre.

Nos hace sufrir, pero también nos compadece,

porque es muy grande su amor.

El Señor nos hiere y nos aflige,

pero no porque sea de su agrado.