—2 Samuel 12:13–14

—¡He pecado contra el SEÑOR! —reconoció David ante Natán.
—El SEÑOR ha perdonado ya tu pecado, y no morirás —contestó Natán—. 14 Sin embargo, tu hijo sí morirá, pues con tus acciones has ofendido al SEÑOR.