—Marcos 1:22

La gente se asombraba de su enseñanza, porque la impartía como quien tiene autoridad.