—Salmo 6:5

En la muerte nadie te recuerda;

en el sepulcro, ¿quién te alabará?