— Oseas 11:1-2

Desde que Israel era niño, yo lo amé; de Egipto llamé a mi hijo.

Pero cuanto más lo llamaba, más se alejaba de mí. Ofrecía sacrificios a sus falsos dioses y quemaba incienso a las imágenes.