–Romanos 8:38,39

Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida . . . ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.