–Lucas 24: 38, 39

Jesús mismo se puso en medio de ellos… “¿Por qué se asustan tanto?” les preguntó. “¿Por qué les vienen dudas? Miren mis manos y mis pies. ¡Soy yo mismo!”