— Salmo 110:4

Juró Jehová y no se arrepentirá: «Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec». Reina Valera Revisada (1960)