— Apocalipsis 1:5,6


Al que nos ama y que por su sangre nos ha librado de nuestros pecados, … ¡a él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos!