—Jeremías 31:3

Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad.