–Hebreos 12:2

Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe.