— Lucas 1:30-35, RV95

Entonces el ángel le dijo: 

—María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su Reino no tendrá fin. 

Entonces María preguntó al ángel: 

—¿Cómo será esto?, pues no conozco varón. 

Respondiendo el ángel, le dijo: 

—El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que va a nacer será llamado Hijo de Dios.