–Hechos 3:8

Luego entró con ellos en el templo con sus propios pies, saltando y alabando a Dios.