—Mateo 28:18–20, Nueva Biblia de los Hispanos (NBLH)

Acercándose Jesús, les dijo: “Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierra. “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”