—Lucas 12:20–21

Pero Dios le dijo: «¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?»

Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios.