—Zacarías 3:8

Escucha pues, ahora, Josué, sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, pues sois como una señal profética:

Yo traigo a mi siervo, el Renuevo.