–Romanos 12:1,2

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios. . . No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente.