—Salmo 34:6,8

Este pobre clamó, y el SEÑOR le oyó

y lo libró de todas sus angustias. […]

Prueben y vean que el SEÑOR es bueno;

dichosos los que en él se refugian.