—Miqueas 7:18

¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su heredad?

No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en la misericordia.