Salmo 18:3-6 NVI

“Invoco al Señor, que es digno de alabanza,
y quedo a salvo de mis enemigos.
Los lazos de la muerte me envolvieron;
los torrentes destructores me abrumaron.
Me enredaron los lazos del sepulcro,
y me encontré ante las trampas de la muerte.
En mi angustia invoqué al Señor;
clamé a mi Dios,
y él me escuchó desde su templo;
¡mi clamor llegó a sus oídos!”