— Salmo 150:1, Reina Valera 1995

Todo lo que respira alabe a Jah! ¡Aleluya!