Salmo 22:9-11 NVI

“Pero tú eres el que me sacó del vientre, el que me hizo estar confiado desde que estaba en el regazo de mi madre. A ti fui encomendado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. No te alejes de mí, tú eres mi Dios. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay quien me ayude.”

Comentarios

Comentarios