–Lucas 7:13-15

Al verla, el Señor se compadeció de ella y le dijo: ―No llores. . . . Jesús dijo: ―Joven, ¡te ordeno que te levantes! . . . y Jesús se lo entregó a su madre.