–Salmo 51:17

Tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido.