-Salmo 1:1,2

Dichoso el hombre […] que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella.