— Jeremías 2:12-13

¡Espántense, cielos, ante esto! ¡Tiemblen y queden horrorizados! —afirma el Señor—. «Dos son los pecados que ha cometido mi pueblo: Me han abandonado a mí, fuente de agua viva, y han cavado sus propias cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.»