-Salmo 119:11,15-16

En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti. […] En tus preceptos medito, y pongo mis ojos en tus sendas. En tus decretos hallo mi deleite, y jamás olvidaré tu palabra.