–Lucas 7:38,48,50

Llorando, se arrojó a los pies de Jesús. . . . Entonces le dijo Jesús a ella: “Tus pecados quedan perdonados. . . . Tu fe te ha salvado; vete en paz.”