— Juan 1:1-5,14

En el principio ya existía el Verbo, 

y el Verbo estaba con Dios, 

y el Verbo era Dios. 

Él estaba con Dios en el principio. 

Por medio de él todas las cosas fueron creadas; 

sin él, nada de lo creado llegó a existir. 

En él estaba la vida, 

y la vida era la luz de la humanidad. 

Esta luz resplandece en las tinieblas, 

y las tinieblas no han podido extinguirla. 

 

Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.