–Romanos 8:1

Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.