– Salmo 3:5 (Reina-Valera 1995)

Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba