-1 1 Tesalonicenses 4:3,7

La voluntad de Dios es que sean santificados; […] Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad.