— Eclesiastés 3:1

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo