-Lucas 10:5-6, Nueva Biblia de los Hispanos

En cualquier casa que entren, primero digan: «Paz a esta casa». Y si hay allí un hijo de paz, la paz de ustedes reposará sobre él; pero si no, se volverá a ustedes.