Salmo 14: 1-2 NVI

“Dice el necio en su corazón: «No hay Dios.» Están corrompidos, sus obras son detestables;¡no hay uno solo que haga lo bueno! Desde el cielo el Señor contempla a los mortales, para ver si hay alguien que sea sensato y busque a Dios.

Comentarios

Comentarios