—Jonás 2:1-2,7

Entonces oró Jonás a Jehová, su Dios, desde el vientre del pez, y dijo:

«Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó; desde el seno del seol clamé, y mi voz oíste. […]

Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová, y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo Templo.»