–Marcos 10:51, 52

― ¿Qué quieres que haga por ti? —le preguntó. ―Rabí, quiero ver —respondió el ciego. ―Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado. Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino.