CUANDO HAY FALSOS PROFETAS

Si aparece alguno que diga traer un mensaje de parte de Dios, y que en realidad no haya sido enviado por él, deberán matarlo. Lo mismo deberán hacer con cualquier profeta que aparezca con mensajes de otros dioses.

Ahora bien, si ustedes se preguntan cómo saber si una persona trae o no un mensaje de parte de Dios, sigan este consejo: Si el profeta anuncia algo y no sucede lo que dijo, será señal de que Dios no lo envió. Ese profeta no es más que un orgulloso que habla por su propia cuenta, y ustedes no deberán tenerle miedo.

– Deuteronomio 18:20-22 (TLA)

¿Conoce usted a un falso profeta? A los israelitas que salieron de Egipto, Moisés les advirtió que vendrían falsos profetas. También les suministró la manera de probar a los tales. En 1 Reyes 22, la Biblia presenta el caso de un profeta verdadero contra muchos falsos profetas. La palabra de Micaías, el profeta verdadero, se cumplió; y la de los falsos profetas no.

Jesucristo profetizó que los falsos profetas de estos tiempos harían cosas maravillosas: «Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos» (Mateo 24:24). Pablo también habla del poder sobrenatural que caracterizará esta época: «En cuanto a ese malvado, vendrá con la ayuda de Satanás; llegará con mucho poder, y con señales y milagros falsos. Y usará toda clase de maldad para engañar a los que van a la condenación, porque no quisieron aceptar y amar la verdad para recibir la salvación. Por eso, Dios deja que el error los engañe y que crean en la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no han querido creer en la verdad, sino que se complacen en la maldad» (2 Tesalonicenses 2:9-12). ¿Entonces, cómo podemos reconocer si alguien que afirma ser profeta es falso?

Jesucristo, en el sermón del monte, dio claras instrucciones acerca de cómo serían los falsos ministros de Dios cuando dijo: «Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. Por sus frutos los conocerán» (Mateo 7:15-16). ¿Cuáles son estos frutos? No son sus milagros, pues Jesús en Mateo 7:21-23 revela que estos falsos profetizarán y harán milagros en el nombre de Jesús. Tampoco el fruto es su buen comportamiento moral. Notamos esto porque los fariseos tenían un buen comportamiento moral y aun así eran falsos siervos de Dios.

Jesús deja claro que el fruto debe corresponder con el árbol: «Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?» El fruto de un profeta es su enseñanza. Un verdadero profeta hablará de acuerdo a la doctrina bíblica, pero un falso profeta se apartará de la enseñanza bíblica.

Oración:

Señor, concédeme que, en tu gran misericordia, ame tu palabra, la quiera leer, meditar y aprender de tal manera que de inmediato pueda diferenciar la falsa doctrina de la verdadera. Por Jesucristo tu Hijo, y Redentor mío. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.