(Lectura de la Biblia en tres años: Génesis 32:22–32, Mateo 10:40–42)

LA BENDICIÓN AARÓNICA

Jehová te bendiga y te guarde.

Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia;

Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz.

—Número 6:24-26 RVA95

A lo largo de la semana los creyentes enfrentamos muchas pruebas. También somos tentados ya sea por el diablo o por nuestra carne pecaminosa y caemos en pecado. Es posible que muchas veces nos parezca que no hemos cometido ningún pecado. Sin embargo eso no significa que no hemos pecado. David oró reconociendo que así era: «¿Quién está consciente de sus propios errores? ¡Perdóname aquellos de los que no estoy consciente!» (Salmo 19:12). Nuestras propias buenas acciones, aunque loables desde nuestra perspectiva, no valen nada delante de Dios, tal como el profeta Isaías lo dijo: «todas nuestras buenas obras son como un trapo sucio» (Isaías 64:6, DHH). Ni siquiera nuestra buenas obras agradan a Dios pues no las hacemos perfectamente como él lo exige (Mateo 5:48) y están contaminadas por nuestra naturaleza pecadora. Ser consciente de eso puede ser muy frustrante.

Dios conoce nuestra debilidad y por eso ha enviado a Jesucristo para que por medio de su obediencia perfecta, en sustitución de nosotros, y por su muerte en la cruz, pagando nuestra culpa, tengamos perdón. Gratuitamente, Dios nos atribuye los méritos de Cristo. Gracias a ello, delante de Dios somos declarados justos. El perdón de nuestros pecados nos es anunciado por el evangelio varias veces en nuestras reuniones. Por ejemplo al inicio, en la absolución inmediatamente después de la confesión de pecados. También lo escuchamos durante el Sermón y al participar en la santa cena. Por esto es natural que al concluir la reunión estemos rebosantes de gozo. La bendición con la que Dios mandó a los sacerdotes de Israel para bendecir al pueblo es nuestra pues Cristo nos reconcilió con él y nos hizo parte de su pueblo (), y por eso es la que se dice al final del culto. Por la bendición de haber sido perdonados, sin nosotros merecerlo, y por el tiempo de gracia que nos ha sido dado para vivir consagrados al Señor como expresión de nuestra gratitud, a esa bendición los creyentes en todas las épocas han respondido alegremente: «Amén. Así sea»

Oración:

¡Amén; así sea! ¡Jehová, Dios Padre, Creador, y Preservador, bendícenos y guárdanos!

¡Amén; así sea! ¡Jehová, Jesucristo, Salvador, y Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros y sé misericordioso con nosotros!

¡Amén; así sea! ¡Jehová, Espíritu Santo, Santificador, y Consolador, vuelve tu rostro a nosotros y danos paz!

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.