Escuche este artículo basada en artículos inspirados.

Refiera a la serie: Articulos Inspiradores

girl350x250

Apoyo a las Misiones

El pastor Harold Essmann ama su trabajo misionero.

En realidad, Essmann ama a su Señor y Salvador, por eso él quiere estar seguro de que otros escuchen sobre la obra salvadora del Señor. “La petición del Padre Nuestro, ‘Venga a nosotros tu reino,’ probablemente es mi favorita porque ella habla de mí siendo llevado a la fe en mi Salvador, y después compartir el mensaje con quienes nunca lo han escuchado,” dice él.

Essmann ha participado activamente en el trabajo misionero durante su vida. En sus primeros cinco años de ministerio estuvo en Rodesia del Norte (ahora Zambia) como uno de los primeros misioneros de nuestro sínodo en esa área. “El momento más destacado de mi ministerio allá fue el día de Pentecostés cuando en tres congregaciones bauticé 28 niños en un día,” dice él.

Después de volver a Los Estados Unidos en 1960, continuó su trabajo misionero sirviendo en la Junta de Misiones Mundiales en varias posiciones, como hacer trabajo exploratorio en Bulgaria, Rusia, y Albania. Durante su servicio en Bulgaria desarrolló la idea del programa de Publicaciones Multilingües, que produce literatura cristiana confesional y otros medios en varios idiomas. Él sirvió como el primer coordinador de ese programa que comenzó en 1996 y escribió su publicación bandera, La Promesa, la cual ha sido traducida a 40 idiomas.

Essmann también participó en tal vez las más grandes historias exitosas de Publicaciones Multilingües, Nepal y Pakistan. Trabajó con contactos de WELS en esos países y ayudó a desarrollar el programa Biblia por correspondencia en Pakistan y el programa de aprendizaje de La Escritura en Nepal en el 2006. Desde entonces, más de un millión ejemplares de literatura han sido distribuidos y más de 82,000 personas se han matriculado en los programas por correspondencia en esos países. “Así es como El Evangelio es anunciado por medio de La Palabra escrita,” dice Essmann.

Desde que se pensionó, hace un par de años, Essmann ha descubierto otra manera de apoyar su amor por las misiones, por medio de sus regalos monetarios. Él dice que sus dos principios de mayordomía de las bendiciones de Dios son tener a Dios primero y ser generoso. La manera como él puso esos principios en práctica fue organizando regalos anuales a nombre de su esposa y de él. Trabajó con un consejero cristiano para donaciones para fijar las cantidades anuales, mediante las cuales hizo una donación a la Fundación WELS a cambio de pagos fijos de por vida. El remanente de los regalos va al Fondo de Dotación Misiones de WELS. “Es algo que me beneficia personalmente, pero la más grande bendición es que cuando yo me vaya de la iglesia militante a la iglesia triunfante, este es un regalo que continuará beneficiando el trabajo del Señor,” dice Essmann.Las personas que establecen anualidades u otros regalos planeados, pueden establecer fondos para cualquier número de causas. Un fondo de dotación es un regalo restringido por el donante que no se gasta inmediatamente sino que se invierte. Se hacen distribuciones anuales del fondo para dar apoyo financiero continuo a ministerios específicos. Los Fondos de Dotación de WELS dan oportunidades para apoyar misiones, educación ministerial, o el fondo de operación del sínodo. Fondos destinados por los donantes administrados por la Fundación WELS permite a los individuos o a las familias escoger lo que ellos quieren apoyar, incluyendo su iglesia, colegio, o un programa específico del sínodo. Las congregaciones también pueden establecer esos fondos para beneficiar causas locales o esfuerzos sinódicos más amplios.

“Este tipo de fondos pueden dar una fuente previsible de apoyo financiero continuo al ministerio,” dice Jim Holm, director ejecutivo de La Fundación WELS. “Usted deja un monumento de su fe del cual generaciones futuras se pueden beneficiar hasta que el Señor vuelva.”Con su conocimiento sobre misiones, no es una sorpresa que Essmann escogió apoyar al Fondo de Dotación Misiones de WELS. “Tal regalo anual continuará ayudando el trabajo de la iglesia de Dios durante muchos años después de dado,” dice él. “Las ganancias se usan en Misiones Internas para proveer fondos para comenzar nuevas congregaciones misioneras y ministerios en los Estados Unidos y Canadá y en Misiones Mundiales para alcanza con el Evangelio a personas alrededor del mundo quienes no saben de su Salvador.”

Esa es una misión que Essmann puede apoyar.

© Forward in Christ. Todos los derechos reservados. Reimpreso con permiso.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios